Viajes y Despertares
Dejar un comentario

Una reflexión sobre la identidad nacional: Entrevista para Millennial Women


Estoy muy agradecida de participar del primer roundtable podcast de Millennial Women Talk junto con la editora de Disfunksion Magazine Huguette Montesinos y la actriz de televisión, Tristan Petashnick. Fui invitada por Melissa y Stephanie Carcache, fundadoras de esta excelente iniciativa de sororidad.

En el encuentro abordamos los retos y oportunidades que enfrentan las mujeres que emigran con el fin de crecer personal y profesionalmente.

Durante mi intervención para el podcast, ya disponible en ITunes y Spotify, enfaticé en que el miedo no puede ser más fuerte que la esperanza de perseguir un sueño.

Toda decisión viene acompañada de sacrificios, sólo hay que elegir con cuáles podemos vivir y dónde están nuestras prioridades.

En mi caso, irme de Puerto Rico era lo que más quería y la mejor decisión que pude haber tomado. Hay una herida colectiva, a raíz de nuestra situación colonial, que rechaza el aparente “abandono” de los jóvenes que deciden emigrar en búsqueda de mejores oportunidades.

Hay un rechazo porque la mayoría, escoge irse a Estados Unidos. Nos llamaron “traidores a la patria”, “arrogantes”, “esclavos del inglés” y de más improperios porque entendimos que la nacionalidad fluctúa. No tengo que estar en una tierra para decir que soy puertorriqueño o puertorriqueña ni para ayudar a “los míos” (lo que sea que eso signifique) a la distancia.

La ayuda de la diáspora se invisibiliza entre el resentimiento, la culpa y los celos de quienes viven en la isla. Y es entendible… y a la vez… no. ¿Por qué? Porque la única narrativa legitimizada por la herida colectiva es que “si eres boricua de pura cepa te tienes que quedar para luchar” porque “si se van los jóvenes, ¿qué pasará con el país?”. Este tipo de pensamiento lineal no reconoce que, dentro de un pueblo, hay realidades individuales y que aún la realidad de un grupo no es homogénea. Todos tenemos razones para irnos y para quedarnos, todas válidas, todas correctas.

Querer imponer que sólo hay una ruta de crecimiento, una forma de vivir o, al contrario, imponer que sólo saliendo de la isla las personas creceremos, es ignorar el matiz de grises que suponen las opiniones y los ciclos de vida de los seres humanos. Es ignorar que para algunas personas quedarse en un pueblo pequeño es felicidad y que para otras lo es viajar por el mundo.

No nos ceguemos por el nacionalismo que nos quieren vender los medios y los Gobiernos para encasillarnos y controlarnos. Reconozcamos o deconstruyamos nuestra cultura e identifiquemos cómo nos sentimos, la patria no es el lugar donde nacimos es sólo un imaginario que avalamos, respetamos o dejamos ir. Y esa decisión, de cada cual, está bien.

Yo, por mi experiencia de vida, soy creyente de que somos como los peces koi, nuestro desarrollo personal será exponencial a las aguas donde nademos. Elijamos quedarnos o no.

De eso… no tengo la menor duda.

This entry was posted in: Viajes y Despertares
Tagged with: ,

por

Soy periodista y productora independiente de documentales sobre paz y género. En mi blog publico entrevistas, apuntes de viajes, actualizaciones de proyectos y despertares sobre lo que ocurre en el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s