Ambas energías son caras de una misma moneda y, cuando en sintonía, pueden complementarse entre sí.

Karma significa acción.

Dharma significa propósito.

El karma responde a la ley de causa y efecto: por cada acción hay un resultado. Todo lo que piensas, haces o dices se te devuelve. El karma de cada persona se hace en esta vida y si crees en que todo es energía, no se te hará difícil encontrar que puede ser heredado de familia, comunidades, lugares, países y hasta vidas pasadas (obviamente, si crees en la reencarnación).

Prestamos mucha atención al Karma que es la deuda pendiente y le tememos pensando que sólo existe para hacernos sufrir y pagar, olvidando que tiene un carácter dual.

El karma puede ser positivo o negativo. Tus experiencias pueden ser positivas en la medida en que tus acciones se alineen en los tres cuerpos hacia ese resultado. Claramente, conforme expandas aún más tu nivel de conciencia encontrarás que tu karma no es el único que deberás estar pendiente: hay un karma familiar, colectivo, regional (un tema para una próxima ocasión).

El dharma es tu propósito en la vida. Según el budismo, es una intención que te beneficia y te protege. Según este sencillo vídeo del reconocido autor Wayne Dyer, sabes que caminas en tu dharma cuando sientes dicha al actuar y no juicio o miedos del Ego.

El dharma responde a la ley cósmica y el orden,  el “camino hacia tu verdad”.

¿Cómo encontrar o practicar el dharma?

El Centro Kadampa de Budismo establece en este artículo que:

Si integramos las enseñanzas de Buda en nuestra vida diaria, podremos resolver nuestros problemas internos y disfrutar de verdadera tranquilidad. Sin paz interior, la paz externa es imposible.

Si establecemos primero la paz en nuestro interior por medio del adiestramiento en el camino espiritual, la paz externa se impondrá de forma natural; pero si no lo hacemos así, nunca habrá paz en el mundo por muchas campañas que se organicen en su favor.

De igual manera, hay cinco rutas que puedes tomar para encontrar tu dharma:

  1. La ruta de la alegría: Por más sencillo que suene, cuando tengas dudas o miedos, identifica aquello que más levante tu espíritu o emocione tu corazón.
  2. La ruta de la sincronicidad: Esta es un poco más complicada de ver pero básicamente es estar pendiente de las señales del universo, ¿en qué áreas siempre te abre puertas con facilidad o sientes que estás siendo guiado/a?
  3. La ruta de dejar ir:  Implica quitarte las máscaras sociales, eliminar todos los excesos de bagaje, cosas, relaciones o dolores que te impiden conectar con tu esencia.
  4. La ruta de la paciencia: Escoger una práctica que consideres eleva tu conciencia o espíritu (desde meditación, yoga o las artes, etc) y trabajar en ella hasta perfeccionarla.
  5. La ruta del ser: Tomar una decisión consciente de salir del sistema para regresar a tu esencia y alinearte con los ritmos de la naturaleza. Vibrar en lo que es suficiente: Tú. Hoy. Eres suficiente.

Aquí puedes tomar un test en inglés para descubrir qué camino te viene mejor según tu personalidad.

En este punto, quiero adelantarte que quizás una ruta no será suficiente.

En mi caso particular, cuando empecé a conocer de este tema descubrí que había pasado por tres hasta descubrir cuál era mi dharma (sincronicidad, dejar ir, ser). Hoy camino en la primera y sí se siente la diferencia porque muchas veces nos inculcan que aquello que más amamos hacer “no nos dejará dinero” o “son tonterías”.

Te invito a descubrir tu dharma y abrirte a la buena fortuna que puede traer a tu vida.

Si caminas en dharma, tu karma, por consecuencia, será alineado.

Estarás recreando, re-programando tu experiencia de vida.

Si te preguntas, ¿cómo aumentar tu dharma y mejorar tu karma? 

En este artículo de Evolución Consciente encontrarás una lista de consejos para emprender un proceso de purificación, perdón, liberación y acción consciente.

Y en este artículo de Cadena Aurea encontrarás cuatro pensamientos interesantísimos que harán girar tu mente hacia el dharma.

Déjame saber si esta información te fue de utilidad para continuar esta exploración de dualidad y alquimia.

Namasté querido ser de luz, hasta una próxima ocasión,

Natalia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s