¡Hola creatividad! La energía universal de 2019 será una de mucho dinamismo y nuevas oportunidades.

Según la numerología, el 3 es la suma del año lo que abrirá pie a un período de mucha experimentación, gozo, comunicación creativa y claro, muchos retos porque así como habrá expansión también está la posibilidad de la dispersión.

Este será un año muy especial para las personas 3 que tienen todo para brillar.

Serán 365 días (bueno, ya menos) donde la energía estará disponible para celebrar, ampliar nuestra red de contactos y buscar el balance de la trinidad en todas sus formas: la más conocida en el mundo consciente como Cuerpo, Mente y Alma.

Pero, yo no soy numeróloga y mi propósito con este post no es hacer predicciones para cada uno de los años personales.

Mi propósito con este post, escrito días después de las revoluciones emocionales de Fin de Año y las resoluciones que much@s se prometieron, es invitarte a preguntarte:

¿Estás list@ para liberarte?

Hace unos días, conversaba con una buena amiga Hugette Montesinos, directora de Disfunktion Magazine sobre la aparente necesidad de sentir “joy” o “plenitud” de muchas personas.

Me comentaba que la plenitud y la felicidad se sentían de maneras diferentes.

Que la felicidad sí podía estar condicionada a las circunstancias externas mientras que la plenitud iba más atada a la realización personal o el momento presente, mindfulness con contentura pues.

¿Cómo recibiste el 2019? ¿Lo sentiste diferente?

“¿Realmente se recibe un Año Natalia?”, puede que me preguntes.

Yo era de esas escépticas que hacía ese tipo de consultas para enervar a par de gente hasta que dos años atrás me di cuenta que, por el ritmo acelerado de ciertas ciudades, la gente se desconecta ya a finales de noviembre.

Ocurre un apagón mental y emocional.

Las personas andan en otra vibración de algarabía, sollozo y reflexión (sí, las tres juntas).

Si nos adentramos a las temporadas probablemente encontraremos múltiples razones de por qué los relojes biológicos, las frutas, el clima conducen al “recogimiento”, “regresar a casa”, “recordar quiénes fuimos o mostrar quiénes somos o seremos”.

Pero todo eso suena muy bonito si todavía al pasado pudiésemos sacarle jugo.

La cosa es que recordar lleva a descubrir que hay heridas que no hemos sanado, bagajes que no hemos querido soltar, deseos que no nos hemos atrevido a cumplir.

Por eso ya mi próxima pregunta no va ligada a la creatividad del 3 ni a la liberación como ideal platónico que te venden las wellness coaches…

¿Cuánto tiempo más?

¿Cuánto tiempo más vivirás así? ¿Cuánto tiempo más ocultarás tus dotes creativos, tu mensaje al mundo, tus ganas de vivir libre de juicios…siendo tú?

En este 2019 te invito a administrar mejor tu tiempo.

Tu tiempo aquí. En tu comunidad, país… en esta Tierra.

¿Cómo lo quieres vivir?

¿Con quién?

¿Por qué? 

Con este ejercicio no quiero moverte el piso ni venderte pildoritas o pedirte que abras tu Caja de Pandora hoy.

Sólo me gustaría compartirte, por todas las veces que estuve tan cerca de la muerte, lo importante que es empezar a vivir tu vida…

Sin esperar que llegue alguien más: el príncipe azul, la reina de corazones, los siete enanitos para ayudarte a conseguir cualquier sueño que te hayas propuesto.

Sin esperar que alguien más te dé permiso. Leíste bien. ¿En qué áreas de tu vida todavía te comportas como un niño o una niña? ¿Qué cosas has dejado de hacer por miedo al juicio propio o ajeno?

¿Qué partes de ti has dejado morir porque no había dinero, recursos, apoyo, tiempo…?

Tal vez todas estas incógnitas te parezcan simples y hasta tontas pero igual te las quise hacer. ¿Por qué?

Porque hay algo de verdad en las enseñanzas de El Principito, lo esencial no es visible a los ojos.

Hay algo de verdad en las palabras de un amigo que me decía “Todo el mundo me pregunta qué quiero pero nadie me pregunta ¿Qué necesito?”.

Hay algo de verdad en el llanto de un hombre mayor que me dice que “Si hago lo que me apasiona, mi familia se molestará”.

Hay algo de verdad en todos y cada uno de nosotros que reprimimos lados creativos, tristes, emocionales, REALES de quiénes somos para “encajar” en una sociedad que le encanta ponernos etiquetas para entendernos. Una sociedad que le encanta vendernos normas de comportamiento, cómo debemos sentir y cuánto debemos pagar o sacrificar por el amor, la salud, el sexo, la felicidad….

Hay algo de verdad en esa alegría, a veces falsa, fría, cortante y conformista.

Hay algo de verdad en ese dolor que se atisba una noche entre copas, en comentarios de baja guardia, en chistes bobos que en el fondo no lo son.

Hay algo de verdad y puede, mil interpretaciones de cada contexto, perfil y situación.

Yo sólo sé que estas son las preguntas que pocas veces nos hacemos en un Fin de Año o en el inicio de uno Nuevo.

No nos preguntamos… “¿fui feliz?”, “¿sentí plenitud?”

No… preferimos la revisión mental y el ajuste de cuentas porque eso es lo que nos enseñan.  

“¿Cuánto logré? ¿Cuánto perdí? ¿Quién me dejó? ¿Cómo puedo mejorar el próximo año para que no me pase lo mismo?”

Si nos enseñaran a vivir sintiéndonos:

Que merecemos.

Que somos suficientes.

Que somos amados.

Que somos amor.

Que las emociones son pasajeras.

Que el dolor se puede dejar ir sin que se nos caiga el mundo de cabeza.

Que el Otro también está igual que tú, siempre aprendiendo y haciendo lo que puede con lo que tiene y lo que fue educado que debía hacer.

¿Veríamos años “malos” o “perdidos”?

O… ¿aprenderíamos que cada año es simplemente uno VIVIDO?

Para este 2019 te deseo más preguntas, más respuestas, más claridad.

Que cuestiones las veces que sean necesarias y en cada área, relación o situación de tu trayecto de vida “¿Qué siento?”, “¿Qué quiero?”, “¿Estoy haciendo lo que quiero?”, “¿Estoy en plenitud?”, “¿Esto me hace feliz?” y que… ojalá no te quedes con la duda.

Que ojalá tomes acción hacia cualquier dirección que dicte tu corazón.

Y que… ojalá te sientas libre. Te sientas tú. ¡Por qué sí! Vivas aún más el gran despertar y que descubras, si aún no lo has hecho, que EN TODO MOMENTO tú creas tu realidad.

Nadie te tiene que decir que este es un año 3, que la creatividad tienes que dejarla salir a flote o que el nuevo año chino te traerá buena fortuna.

Tú eliges.

No esperes permiso.

Tú eliges CÓMO quieres vivir este año y esta vida.

Tu vida es tuya.

Gózatela.

Súfretela…

Vívetela.

Namasté,

Natalia

Escrito por:Natalia Bonilla

Soy periodista y productora independiente de documentales sobre paz y género. En mi blog publico entrevistas, apuntes de viajes, actualizaciones de proyectos y despertares sobre lo que ocurre en el mundo.

2 comentarios en “Año 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s