La empatía proviene del griego y se le conoce como la capacidad del ser humano de conectarse emocionalmente con otra persona, situación o espacio.

Es decir, es un alto nivel de percepción donde se reconoce y comprende las emociones de seres vivientes y hasta sensaciones de lugares con “historia”.

Según la Real Academia Española, la palabra tiene origen griego y significa:

empatía
A partir del gr. ἐμπάθεια empátheia.

1. f.  Sentimiento de identificación con algo o alguien. 2. f. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

Comúnmente se conoce a la empatía como un valor positivo y se le vincula con la compasión, la bondad y la generosidad de una persona o colectivo.

Existen tres grados de empatía y es posible que, en la medida en que desarrolles tu inteligencia emocional, puedas sensibilizarte lo suficiente como para experimentar todas:

  1. Cognitiva: Entiendes (proceso más intelectual que físico) qué siente una persona y probablemente, qué está pensando a raíz de esas emociones que percibes.
  2. Emocional:  Sientes y compartes las emociones de otra persona en tu cuerpo físico. Te lo vives en “carne propia” y energéticamente rompes tus barreras personales (tiempo, pensamiento, sentimiento, espacio, plano material) para conectar con la realidad que experimenta ese Otr@.
  3. Compasiva: Ya entendiste, sentiste y compartiste emociones pero a este nivel actúas en base a esa información para ayudar o mejorar la situación.  Ejercitas la responsabilidad para atender la causa de esa situación. Según el psicólogo Martin Reynoso, “la empatía es condición necesaria, pero no suficiente para mejorar nuestra civilización”. (Lee su artículo aquí).

¿Por qué es importante desarrollar la empatía? Ser empátic@ te ayudará a:

  • Estar más conectad@ con tus emociones o, como dicen por ahí, sentirte más “viv@”
  • Conectar más rápido con los demás
  • Creces como persona, entiendes mejor la causa de las emociones, el por qué de las reacciones de tu cuerpo y de lo que viven otras personas
  • Tender a la resolución pacífica de conflictos interpersonales, a los diálogos constructivos ya que reconoces el poder de las palabras en levantar o herir a los individuos
  • Establecer relaciones interpersonales respetuosas y colaborar desde la abundancia, con un punto de vista más justo que favorezca a las partes y menos egoísta
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s