Aladdin y King Arthur, lecciones sobre identidad personal


aladinno

Las dos películas dirigidas por Guy Ritchie decepcionarán a los críticos de cine pero ambas son muestras magníficas del poder de la identidad personal.

A este punto me cuestiono si los críticos de cine sólo están pendientes del entretenimiento y la incesante búsqueda de innovación tecnológica que no ven más allá, es decir, cuán trascendentales son las historias y las miradas de quienes las presentan.

Ritchie no es mi director favorito. Nunca lo ha sido. Sin embargo, desde King Arthur y ahora con Aladdin percibo una tendencia similar a la de Christopher Nolan sobre el significado de la vida, enfocándose el primero en la génesis del comportamiento humano.

Mientras Nolan trabaja con maestría la filosofía del mundo tangible e intangible, consciente y subsconsciente, Ritchie con sus obras recientes destaca en mostrar la manifestación externa de ese 1 % de cambio interno.

Su obra Aladdin (2019) es la historia que ya conocemos con unos toques más feministas que el filme de 1992.  Esta nueva entrega, llena de energía y vitalidad, muestra un espejo de crisis de identidades personales.

Nadie es quién cree ser. Los cuatro personajes principales quieren “ser” pero las costumbres, la cultura, la moralidad y lo que dictaminan los demás les impiden liberarse de cadenas.

Entonces, vemos a un Aladino creyéndose que es una rata ladrona a pesar de tener un corazón de oro; un Genio creyéndose ser todopoderoso a pesar de que lo tienen de esclavo; una princesa Jasmín creyéndose que vale sólo por cuán buena esposa sea de un alguien a pesar de tener porte de reina; un Jafar creyendo que merece ser sultán a pesar de que no tiene la madera para gobernar.

En esta historia donde el poder, el dinero y la ropa costosa sólo acentúan las intenciones y vacíos emocionales que tenemos dentro, encuentro un paralelo con la historia de King Arthur presentada por Ritchie en 2017.

Y se ven las siguientes fases:

  • La normalización del “yo”, definido por un Otro
  • La duda sobre quién uno es
  • La lucha interna por la aceptación: ¿hay poder en el ser?
  • La batalla externa para revelar quién uno es sin importar las consecuencias (aún cuando incluya la muerte)

A mí King Arthur me dejó estupefacta cuando la vi en el cine. Era demasiado oscura, intensa, masculina extrema para mi gusto pero tanta crudeza tuvo un desenlace magistral.

Cuando Arturo se enfrenta a Vortigern en el clímax, sus palabras fueron destellos de esperanza para los momentos más terribles que hayamos vivido nosotros como espectadores, como seres humanos.

Arturo mostró valentía no para evitar la muerte sino para demostrar que era prueba de vida.

Reconocer su historia le dio poder.

Saber quién era, de dónde venía, le dio poder.

Aladino quiso cambiar quién era en múltiples circunstancias para “ganarse” el amor de Jasmín.

Permitió que su valía fuese definida por la princesa, el sultán, las personas en su barrio y hasta el propio genio.

Delegó su poder.

Y al ser cualquier otra persona menos él, descubrió que nada de lo que obtuviese con esa máscara lo haría 100 % feliz… porque quien más lastimado saldría del engaño era él.

Ritchie no será del gusto de la mayoría de las personas pero sus últimas películas las ha trabajado con un lente muy especial y más en esta época.

El poder no viene de otros, sólo se acepta dentro de nosotros. Eso no es una tarea para regalar a alguien más.

¿Te las recomiendo? Depende. Si eres fanático fiel de las caricaturas, esta versión de Aladino no te va a encantar. Las canciones no encajan bien, la teatralidad de algunas escenas pueden ser molestas, el villano no es muy creíble que digamos, que si Will Smith no se ve bien de azul.. en fin… que si buscas excusas para no verla, las encuentras.

Sólo te comparto, a mí en lo personal me gustó muchísimo, tiene una vibra muy energética, positiva, especial por lo que te comenté antes: te da un empuje de celebración de tu identidad.

Pero sé que la nostalgia, esas memorias de infancia o adultez, a veces pesa más para unos que para otros.

Así que sólo te la recomendaré si estás abierto a reírte, gozarte y enamorarte de ti…otra vez.

One thought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s