Las diosas que hay en ti

Hace unos años leí el libro Goddesses in Every Woman, escrito por la psicoanalista Jean Shinoda Bolen. No sería años después que comenzaría a encontrar paralelos en el comportamiento de mujeres a mi alrededor: clientas, familiares, amigas, emprendedoras…

Seguir leyendo “Las diosas que hay en ti”

7 beneficios de participar en un círculo de mujeres

“Cuando un número importante de personas cambia su modo de pensar y de comportarse, la cultura lo hace también, y una nueva era comienza.” – Jean Shinoda Bolen

Los círculos de mujeres son espacios de origen ancestral creados para ofrecer sostén, apoyo y comunicación entre las mujeres.

A través de las culturas se ha encontrado un patrón similar en este tipo de eventos donde no existe jerarquía.

Sí hay facilitadoras de las dinámicas para que las mujeres puedan compartir sentadas  en igualdad de condiciones, conectadas entre sí.

La confección de un altar (representativo de un útero, la gestación) con flores, oráculos, ceremonias de cacao o té es un ritual que casi siempre da inicio a la velada. Luego se determina un tema o intención y se releva de persona en persona la oportunidad de expresarse con sinceridad.

Hay diferentes razones para hacer círculos de mujeres: sanación, comunicación, intenciones de luna nueva, sororidad, menstruación, amor propio y celebración de sexualidad sagrada, entre otros.

Los círculos son importantes porque permiten que las mujeres (y los hombres con sus propios círculos, ej. Carpas blancas) puedan explorar su mundo interno sin miedo a juicios del exterior.

Se provee un espacio de respeto y contención.

Según Sophia Style en Mujer Cíclica, “muchas veces acudimos a un círculo en un momento de transición y cambios, cuando se despierta el anhelo de una conexión más profunda y auténtica con una misma y con la vida.  La propia forma del círculo acompaña ese viaje de introspección, a la vez que nos permite sentir la fuerza y el apoyo del grupo.”

¿Qué beneficios trae participar de un círculo de mujeres? Son múltiples pero aquí te comparto siete que considero engloban el crecimiento espiritual y personal que se vive en estos encuentros:

  1. Conectar o re-conectar con tu feminidad
  2. Expresarte libremente en un espacio seguro y respetuoso
  3. Aumentar tu autoestima e intuición
  4. Conocer mujeres en rutas de vida similares a la tuya
  5. Recibir apoyo y sostén emocional sin juicios
  6. Liberar creencias limitantes
  7. Sanar heridas causadas por co-dependencia de relaciones, imagen del cuerpo, vínculos familiares y más

Cuéntame, ¿ya has participado de alguno? ¿Te animas a coordinar uno para la próxima luna nueva?

Si es así aquí te dejo algunas lecturas relacionadas que te serán de interés: