Webinar Gratuito: Qué es el liderazgo femenino y cómo activarlo

Entrepreneur, ¿por qué suprimimos, hombres y mujeres, nuestro femenino en el liderazgo?

Seguir leyendo “Webinar Gratuito: Qué es el liderazgo femenino y cómo activarlo”

La fotógrafa que captura la diosa en cada mujer

IMG_8550 (1)

Entrevista a Miranda Guzmán, creadora de The Goddess Mirror Project.

Seguir leyendo “La fotógrafa que captura la diosa en cada mujer”

Los dioses que hay en ti

Queda evidenciado que las relaciones humanas pueden ser tan complejas como tan simples como queramos.

En la sección de Dualidad y Alquimia, hemos trabajado algunos de estos supuestos y hoy, con la publicación del más reciente artículo Las diosas que hay en ti, quiero compartir contigo esta nota complementaria sobre los arquetipos que activan más los hombres.

Seguir leyendo “Los dioses que hay en ti”

Día 5: Desequilibrio de energía masculina

¿Y ese desborde de energía? ¿Qué me cuentas de esa intensidad con la que emprendes una relación y las veces que asustas? ¿Esas ganas de tener todo con títulos, planes rígidos? ¿Ese deseo de controlar el resultado?

A veces, algunas personas, basan el querer en la satisfacción del ego. En que el otro o la otra, me reconozca. Me dé lo que yo quiero, pido, deseo para el tiempo que yo diga, estipule, crea.

Me deje ganar sin que, necesariamente, yo tenga que ceder.

Pueda manejar la relación, hacia dónde va y cómo va, sin mucha interferencia.

Porque si me lo permite, realmente me ama. Sólo así sabré lo que siente.

Hoy te invito a continuar la exploración de quien fuiste en tus relaciones y quiénes fueron o son los otros en ellas. Y esta vez, en este reto del Día 5, reflexiona si existió o existe un desequilibrio de tu energía masculina. 

Continúa la lista de ayer, el inventario de tu vida afectiva, pero esta vez haz el ejercicio de comparar ambas tablas y si, te sientes cómodo o cómoda, gradúa porcentajes. 

El equilibrio no está en 50 – 50, hay momentos y circunstancias de la vida donde una energía predominará sobre la otra. Mi hipótesis está en reconocer que estar siempre de un lado y no activar el otro puede crear escollos.

Generar tensión, sumisión, peleas, dolor.

En mi caso, para esta energía tuve menos etapas que la femenina. 
  1. Etapa de competitiva – overachiever (17-22)
  2. Etapa de me atrevo a compartir y darlo todo (22-23)
  3. Etapa del mundo está en mi contra, yo puedo sola (23-26)
  4. Etapa de me comprometo sólo si tú lo haces primero (27)
  5. Etapa de yo pongo las reglas (27)
  6. Etapa de construyamos un hoy juntos sin pensar en el mañana (28)
  7. Etapa de Parálisis (29)
Reconozco que no hoy no guardo recuerdos precisos del desequilibrio de mi energía masculina en relaciones fuera de mi primera pareja. Ahí marqué mi identificación con las demás. Sí fui muy competitiva a nivel laboral pero como amiga, vibraba más en el lado femenino y si tenía discusiones era por querer pasar más tiempo con mis seres queridos.
Cuando tuve mi primera relación de pareja fue que experimenté las dinámicas de poder, de ceder al otro en ocasiones y, en otras, aprender a imponer mi voluntad. En el laberinto sentimental que supuso el adiós, intenté compensar el dolor de haber perdido la persona más significativa en mi vida con un deseo de mostrarle al mundo que yo podía sola. Que de ahora en adelante, iba a ser la mujer maravilla (conste, a nivel laboral).
Para mi segunda relación, entré con los ojos más abiertos, testando las aguas y exponiendo mi corazón para que la historia se repitiese, igual que la anterior. Ya para la tercera, supe desde inicios que era una prueba de dar y recibir y así busqué construir, construimos las bases de un castillo que, literal de la noche a la mañana, se esfumó y volvió nada. Él se fue, a diferencia de los otros dos, sin una palabra, sin un adiós, sin un por qué. Hoy trabajo en sanar esa última relación y el hilo karmático que he arrastrado con mis ex parejas y mi familia pero ese será un relato para más adelante.
Ánimos, esta es la semana más dura del reto pero espero vayan viendo progreso.
Namasté,
N.

Energía masculina y energía femenina 101

La polaridad de energía masculinas y femenina no es representativo del concepto de género. Todos, hombres, mujeres y personas de otros sexos e identidades tenemos ambas energías.

Al reconocer que tenemos el poder de saber cuál emplear y para qué momentos, se nos facilita el Camino del Ser. Nutrimos nuestro andar por la vida al cultivar la alineación, el balance.

 La energía femenina, o el yin, abarca la intuición, las curvas, la pasión, la recepción, la búsqueda de unidad. Cuando permitimos que fluya libremente en nuestro Ser veremos un flujo de emociones y sueños.

 Si la vivimos demasiado, si nos refugiamos en ella, daremos más de lo que recibimos. Nos volveremos más reaccionarios y vulnerables ante las acciones de los demás. Nos sentiremos sobre abrumados por las emociones, incapaces de actuar y de establecer límites en nuestras relaciones. Mucho tiempo en esta energía nos llevará a la tristeza, sentirnos indefensos y propensos a cambios de humor.

Si la energía femenina, de alguna forma, proyecta nuestro mundo interno y la recepción, la energía masculina da y lo materializa en el exterior. Es la representación de nuestro “yo” y la capacidad de crear, actuar, alcanzar sueños, realizar proyectos, proteger y defender lo nuestro. Es directa, lineal y objetiva.

Si sólo privilegiamos la energía masculina (lo que vemos en nuestras sociedades hoy), encontraremos que la valoración de nuestra esencia siempre debe venir de afuera. Nos sentiremos a la deriva si no conseguimos reconocimiento, alabanzas al ego, sensación de control. Nos volveremos personas muy analíticas, más pendiente de los planes y las acciones que de las emociones de las personas a nuestro alrededor. La impaciencia, la preocupación, la competición, la necesidad de control dominarán nuestro día a día.

 Por cierto, en la búsqueda de información para este post encontré un artículo de la web Hombres Revolucionantes que describe las características de ambas energías particularmente en los hombres así:

Características de la  energía femenina

  • Emociones – la energía femenina está en mayor contacto con las emociones, ese día que te levantas más triste o alegre de lo normal es porque estás más en contacto con tu femenino. Ser capaz de sentir hace que el mundo sea más interesante y no vivir como un zombie carente de emociones.
  • Amor – el objetivo principal de la energía femenina es recibir y entregar amor. La reconocerás en ti cuando tienes ganas de tener pareja o de formar una familia.
  • Fluir – la energía femenina fluye constantemente, se deja llevar, cambia a cada momento. Esta característica te puede ayudar mucho a adaptarte al mundo que te rodea y a ser más espontáneo. ¿Cuántas veces te has puesto nervioso al ver que una mujer cambiaba su decisión en un momento?
  • Compartir – una de las mayores satisfacciones para la energía femenina es la posibilidad de compartir lo que está ocurriendo es su vida. Ese día que no puedes esperar a contarle lo que te ha pasado a algún amigo o amiga estás conectando con tu energía femenina.
  • Llenarse – Cuando la energía femenina siente la carencia, busca llenarse. Puede ser yendo de compras para completar el armario o comiendo todo el chocolate de la nevera o el helado que pueda encontrar. ¿Te pasa también como hombre?

 

Características de la Energía masculina

  • Dirección – La energía masculina se siente cómoda con un propósito, poniendo el foco hacia un destino para ir hacia él. Cuando la energía masculina no tiene este objetivo se encuentra perdida. Esto te puede ayudar a conseguir cosas en la vida y a entregar al mundo la mejor versión de ti mismo.
  • Monotarea – Sólo una actividad a cada momento, si no, corre el riesgo de hacer todo mal. Parece un tópico pero es una de las cosas que te hará mantener la concentración para conseguir tus objetivos.
  • Presencia – La presencia masculina es estable, vertical, no se ve afectada con los elementos externos. Esta característica te servirá en entornos difíciles y con mucha intensidad emocional. Sobre todo si estás con alguien que entra en un tormenta emocional.
  • Libertad – El principal objetivo de lo masculino es la libertad. Esta ansia de libertad es la que te empuja a tomar decisiones, a encontrar la satisfacción en las cosas que haces por ti mismo y a crear una vida que te permita hacer lo que quieres realmente.
  • Éxito – La única medida de la vida para la energía masculina es su éxito. Ya sea laboral, económico, familiar o académico, pero siempre compitiendo por conseguir lo mejor. Bien enfocado, este aspecto masculino tiene mucho potencial y además se encuentra en la fase on track del Ciclo Masculino.
  • Vacío – Lo que la energía masculina busca cuando está mal es el vacío. Meditando, saliendo de viaje o eyaculando, pero busca la manera de no tener nada: emociones, obligaciones o límites.

¿Cómo seríamos si viviéramos alineados?

Hace unos días, cuando comencé a diseñar el Reto de 21 días: Volver al amor, encontré una gran fuente de información en la página Mastering Alchemy. En su serie “La verdad acerca de las energías masculinas y femeninas” explica en detalle cuándo hay un desbalance cómo nos sentimos y los cito aquí:

  • Femenino-Débil – Masculino-Débil
También existe el patrón de energía femenina débil energía junto a la energía creativa masculina débil. En este caso, ni están creando con facilidad y tampoco reciben ó cumplen sus deseos. Ambos están aterrorizados. Energía débil no crea; cambia de opinión con frecuencia. No hay movimiento hacia adelante. Puede ocurrir inercia. Ambos están queriendo tomar la decisión a qué película ir  y de repente es demasiado tarde. Todas las buenas películas ya han ido y venido. Como una exploración personal, es posible que ya te has dado cuenta de ésta dinámica en la vida de los demás a tu alrededor y, en definitiva, en tu propio proceso creativo. ¿Conoces a alguien que exhibe inercia y no está creando de forma plena y sabes que tiene el potencial? Tal vez no toma riesgos y utiliza vocabulario que es contraproducente?
  • Femenino-Fuerte – Masculino-Fuerte
La otra cara de esto es una creación de patrón masculino fuerte y femenino  fuerte. Una vez más, ambos se encuentran en el miedo y, a nivel interno, en una gran confusión e inseguridad. Habrá mucha competencia, empujones, incompleto  y agitación. Ambos poderes creativos aquí pueden ser muy inflexibles y obstinados. En consecuencia, mucho mueven y nada se crea. Puedes conocer  gente que hace esto en su espacio creativo. Pueden presumir y alardear y presentarse como personas con confianza que logran mucho pero en realidad, han logrado muy poco en sus vidas. Esta persona puede “saberlo todo” y discutir con todas las sugerencias que otros hacen.
Además, explica qué ocurriría si alineáramos ambas energías:
Cuando la energía masculina sana está en relación con la femenino saludable, la creatividad masculina tiene el espacio y la oportunidad de llegar a nuevas ideas y construir nuevos planes. Ahora tiene la motivación y el deseo de aprender, crecer y expandirse a nuevos reinos de posibilidades. El Masculino se siente validado y tiene el apoyo de explorar nuevas estructuras, puede construir para el femenino y crear dentro de sí. A la energía masculina sana también le encanta la energía femenina equilibrada y dice: “¿Cómo puedo elevar, nutrir y proveer para esta creatividad femenina? ¿Cómo puedo yo ayudar a crear tus sueños? Juntos podemos crear nuevos mundos “.
Cuando la energía creativa femenina sana está en alineación y equilibrio con el masculino sano, tiene la estructura y el andamiaje necesario para la creatividad. Se puede diseñar fácilmente y apasionadamente planificar, ejecutar y llevar a buen término sus sueños. Se puede concentrar plenamente en sus estudios e investigaciones; su escritura y la artesanía; la música y las matemáticas que ama tambien. Energía masculina equilibrada proporciona la estructura, la fiabilidad y la estabilidad. Es fiable; enfocada, tiene fuerza, y un sentido de protección para la energía femenina para experimentar en sí misma de forma segura y con permiso. Cuando la energía femenina está segura y tiene el permiso, es expansiva y creativa. El masculino crea un contenedor o un campo que ofrece al femenino, un espacio confiable para crear y ser feliz. Es a partir de este equilibrio de dar y recibir que se desarrolla un fluir. Es entonces que el femenino puede decir: “Me gustaría una casa.” “¿Cuándo he dicho eso?”, Responde ella. “Realmente lo que quiero es ir a la playa y tener una casa allí.”

No les niego que a este punto me siento confundida porque por mucho tiempo operé con ambas energías en debilidad. No sabía que se podía estar desbalanceada de ambas. Pero sí recuerdo momentos de mi vida donde perdí rumbo, las ganas de hacer cualquier cosa, sentía demasiado y planificaba mucho pero eso no se materializaba en nada concreto.

Actualmente estoy en el proceso de equilibrar ambas energías, de entender cómo soy con ellas en balance, cuándo las puedo usar a mi favor. Desde una constelación familiar que trabajé el pasado mes de mayo, he sentido más potente mi energía masculina y sólo esta semana, con el Reto de 21 días, me puse a prestarle atención a la femenina. Como todo en la vida, no se aprende todo de la noche a la mañana.

Sin embargo, he querido compartirles esta información porque la veo muy útil para entender quiénes somos en nuestra relación con las demás personas, hacia qué giramos y cómo nos comportamos (y ellas con nosotros).

Próximamente subiré más información de rituales para equilibrar energías, mientras les comparto este enlace interesante que relata la historia de los dioses hindús Kali y Shiva y como representan la unicidad de polaridades a la perfección.